¿Qué es la gastroscopia?

Esofagogastroduodenoscopia (EGD)

(Erschienen im proCompliance-Aufklärungssystem der Thieme Verlags GmbH, Erlangen,
Abbildung aus dem Aufklärungsbogen ID07Th.)

Estimados pacientes,

la endoscopia del esófago, del estómago y del duodeno me permite detectar cambios patológicos (por ejemplo infecciones, úlceras, varices, hemorragias, pólipos y tumores) a tiempo y elegir la medida terapéutica más efectiva para Usted. Antes del examen hablaré con Usted sobre la necesidad y la realización de las medidas previstas. Usted tiene que estar informado tanto de los riesgos y consecuencias típicos como de los métodos alternativos de examen para poder decidirse y consentir la realización de la endoscopia propuesta. Esta información está diseñada para ayudarnos a preparar la conversación y documentar los puntos esenciales.

¿Cómo se realiza la endoscopia?

Se introduce por la boca un instrumento de fibra óptica y flexible (el endoscopio), pasándolo por el esófago, el estómago o el duodeno (véase el gráfico). Se inyecta aire para distender el tubo digestivo y poder detectar cambios patológicos de manera más fácil.
En caso necesario se pueden tomar muestras de tejido con una pinza pequeña durante la endoscopia. La biopsia no causa dolor, sin embargo, se puede percibir como desagradable. Según la necesidad, o en caso que Usted así lo desee, se le aplicará una anestesia local para insensibilizar la garganta o recibirá un calmante por vía intravenosa.
En caso de que determinadas medidas terapéuticas sean necesarias durante la endoscopia, (por ejemplo: Ligadura de las varices del esófago, extirpación de pólipos) Usted recibirá información detallada.

¿Existen otras posibilidades de examen?

Los cambios patológicos del tracto digestivo alto también se pueden detectar a través de un examen radioscópico con medio de contraste. Este procedimiento es menos desagradable, pero implica una exposición a la radiación por parte del paciente. A diferencia de la radiografía, el médico puede examinar el tracto digestivo con el endoscopio con visión directa y obtener muestras de tejido para someterlas posteriormente a exámenes tisulares detallados.

¿Existen riesgos/complicaciones?

Hoy en día, la endoscopia del tracto digestivo alto es un método rutinario de riesgo bajo.
A pesar del sumo cuidado aplicado, ocasionalmente, pueden derivar complicaciones que pongan la vida en peligro. El riesgo aumenta en caso de condiciones físicas especiales (por ejemplo: cirugías previas). En particular:

Raramente lesiones de la pared intestinal, la laringe y la tráquea, causadas por el endoscopio o instrumentos complementarios, o por la inyección del aire. Hemorragias ligeras, trastornos de la deglución que pueden resultar en dolores y una ronquera ligera, disminuyendo ellos mismos en la mayoría de las veces. La perforación, que por regla general necesita estar operada inmediatamente, así como el escape de bacterias en el espacio torácico y en el abdomen que resultan en pleuritis o peritonitis (en la mayoría de los casos tratables con antibióticos) ocurren tan esporádicamente que no se pueden establecer estadísticas. Muy raramente hemorragias causadas por la toma de muestras de tejido, que cesan en la mayoría de los casos automáticamente. Hemorragias graves son sumamente raras y pueden ser tratadas inmediatamente con medicamentos astringentes vía inyección por el endoscopio.
Raramente reacciones alérgicas (hipersensibilidad) a los medicamentos inyectados o bien al anestésico de garganta; manifestándose en forma de náuseas, picazón o erupción cutánea. Esos síntomas desaparecen normalmente por sí solos y no se necesita por regla general un tratamiento adicional.
Raramente la función respiratoria puede agravarse hasta la parada respiratoria, muy raramente irregularidades en el sistema cardiovascular, especialmente cuando se administran tranquilizantes o como reacción alérgica severa a los medicamentos o anestésicos inyectados. Esas reacciones exigen un tratamiento intensivo y pueden tal vez poner en peligro la vida del afectado. Se pueden manifestar daños permanentes a causa de una falta de circulación en los órganos (fallo renal crónico, lesión del encéfalo, convulsiones). Sin embargo, mi supervisión durante y después del examen reduce el peligro considerablemente.; pudiéndose realizar en caso necesario medidas de intervención adicional.
Complicaciones muy raras, desde la propagación de gérmenes (bacteriemia) hasta una sepsis o una inflamación del tejido interno cardíaco (endocarditis), necesitan un cuidado intensivo. Daños en la dentadura, en caso de dientes flojos, en la piel y en los tejidos blandos (absceso por una inyección, necrosis e irritación de los nervios y las venas) causados por inyecciones y/o daños por la colocación del cuerpo en el transcurso del examen. Normalmente desaparecen al cabo de un tiempo por sí solos o pueden ser tratados. En el peor de los casos se pueden manifestar molestias duraderas (cicatrices, parestesias dolorosas, entumecimiento). Yo les informaría antes sobre los riesgos y complicaciones posibles en cada caso.

¿Qué es lo que debe tenerse en cuenta?

Preparación antes de la endoscopia
Para poder evaluar el tracto digestivo superior de manera precisa, el tracto tiene que estar exento de residuos de alimentos. Por eso Usted debe estar en ayuno el día del examen, es decir, no debe haber tomado ni bebidas ni comida por un mínimo 5 horas antes del examen. En el caso de medicamentos de dosis diaria, sólo podrá realizarse según previo acuerdo (por ejemplo ajustes en la dosis de insulina). Si no se ha acordado algo diferente, medicamentos como la Aspirina se deben dejar de tomar 3 días antes del examen. En caso de que Usted esté tomando otros medicamentos anticoagulantes (como Marcumar), por favor se ruega informar previamente.

Después de la endoscopia
Náusea ligera, malestar de garganta (por ejemplo un sentimiento de ardor), las flatulencias dolorosas causadas por aire que se ha quedado en el estómago o el duodeno son normalmente inocuas y desaparecen después un corto período de tiempo por sí solas.
En caso de que Usted reciba una anestesia de garganta o un tranquilizante, no puede comer ni beber por un mínimo de 1 hora después de la endoscopia. En lo que ataña a la ingestión de alimentos después del examen y otras líneas de conducta (por ejemplo – ingestión de medicamentos después del examen, en particular los medicamentos anticoagulantes), debe respetar las recomendaciones de su médico.
Después de un tranquilizante o analgésico, no debe conducir, tomar decisiones importantes o utilizar maquinaria por un plazo de 24 horas.
Por favor pida que alguien le recoja, en caso de una endoscopia ambulatoria, y pregúntenos a cerca de si precisará de asistencia en el hogar durante un tiempo determinado. En caso de dolor u otras molestias (mareo, náuseas, vómito de sangre, pérdida de sangre por el orificio anal) por favor informe de inmediato tanto a mí como a Urgencias de la Clínica o su médico de cabecera.
Por la endoscopia y los exámenes tisulares detallados de las muestras de tejido (en caso que se apliquen) se pueden detectar cambios patológicos en el tracto digestivo alto con un alto nivel de garantía. Sin embargo, puede ser necesario, dependiendo del diagnóstico, realizar reconocimientos de control médico; de lo cuál será informado Usted y/o su médico.
¿Usted tiene más preguntas? Durante la consulta pregunte todo lo que le parezca importante o poco claro. Aquí tiene la posibilidad de anotar sus preguntas para no olvidarlas durante la consulta.

Preguntas importantes

Se ruega una contestación veraz para detectar fuentes de peligro a tiempo y evaluar sus riesgos particulares.

  1. ¿Existe un trastorno sanguíneo/ un aumento en la tendencia a sangrar (por ejemplo, hemorragia nasal aumentada, tendencia a hematomas o moratones)?
  2. ¿Está usted tomando otros medicamentos anticoagulantes (como Marcumar, Aspirina, Heparina)?
  3. ¿Existe alergia / hipersensibilidad (por ejemplo, asma, fiebre del heno, a medicamentos, tiritas, látex, alimentoso anestésicos locales)?
  4. ¿Existe una enfermedad cardiovascular o pulmonar (por ejemplo, enfermedad valvular tensión alta o asma bronquial)?
  5. ¿Existe una enfermedad infecciosa aguda o crónica (como hepatitis, sida) u otra enfermedad grave (como glaucoma, epilepsia, parálisis)?
  6. ¿Se tiene conocimiento de trastornos metabólicos (por ejemplo diabetes, hiperfunción o hipofunción de la glándula tiroidea)?
  7. ¿ Ha sido Usted operado del aparato digestivo?
  8. ¿ Tiene Usted dientes flojos, enfermedad en la dentadura (por ejemplo caries, enfermedad periodontal) o tiene una prótesis dental (por ejemplo diente de espiga, fundas dentales, puentes dentales, prótesis extraíbles)?